Factura fiscal

La caja registradora fiscal de reserva no es ordinaria, no hay ninguna mención en las regulaciones sobre la necesidad de ocuparla. Entonces, ¿por qué gastar su dinero en efectivo de reserva y para qué será útil?Por encima de todo, la caja registradora de reserva es igual a una nueva, por lo que puede usarla para comprarla. Él elige los posibles costos.

Como usted sabe, el reembolso por dicha compra cubre hasta el 90% de su valor. Si no lo pagamos bien, vale la pena tener una seguridad. Junto con beneficios tales como el crédito fiscal, asumen y asumen obligaciones. Debido a que la caja registradora de la reserva se trata de la misma manera cuando es importante, también es necesario informarla a la Oficina de Impuestos, en la cual el procedimiento de asignación del número de registro se realiza de la misma manera. Debería tener con el presente que durante el fracaso de la caja registradora básica, el subsistema del contribuyente debe pensar que es el último consistente con la necesidad de suspender la venta hasta el punto de reparar la falla. Tener una caja registradora fiscal de reserva no tiene tal necesidad, porque en el período de falla de la primera puede usarse desde la última reserva y funciona de la misma manera. Así, el riesgo de cesar innecesariamente las ventas disminuye. Por lo tanto, hay una seguridad adicional. Es particularmente deseable para las personas que tienen un papel comercial importante. Un fallo del sistema en tal industria puede llevar a pérdidas financieras populares. Unas pocas horas de fracaso son dinero difícil para las sucursales a las que cientos de personas acuden cada día. Vale la pena protegerse de tales casos. Desafortunadamente, hasta el momento es útil para el trabajo móvil o cómo gobierna una pequeña tienda, en la que no se realizan muchas transacciones, ya que la suspensión de la energía por unas pocas horas en la tienda en la cual la facturación y, naturalmente, no es muy buena no afectará en gran medida su pérdida de ingresos. Se debe considerar si, en el último hecho, es hora de construir y comprar un nuevo dispositivo.