E traductor

El error más generalizado acerca del trabajo del traductor es que puede haber una traducción literal entre dos idiomas, lo que hace que la traducción sea un proceso fácil y casi automático. Desafortunadamente, las realidades son opuestas, y el procedimiento de traducción está casi siempre lleno de oportunidades, como ocurre a menudo con la mezcla inadvertida de expresiones idiomáticas y sistemas de uso de ambos idiomas. a la categoría de ciencias exactas y suponga erróneamente que hay relaciones directas entre palabras y movimientos específicos en los idiomas originales. Un malentendido adicional es la afirmación de que hay formas invariables de traducción que pueden duplicarse como en la criptografía.

El trabajo del intérprete nunca se basa únicamente en una codificación y decodificación irreflexivas entre los idiomas de origen y destino, mientras se mantiene el diccionario como una ayuda científica, porque el trabajo del autor de las traducciones no se parece en nada al funcionamiento del traductor. A veces tenemos que crear con traducciones automáticas (también conocidas como traducciones automáticas o computarizadas, es decir, textos traducidos automáticamente por un programa de computadora. Aunque la tecnología de los traductores aún se está modernizando e implementando soluciones innovadoras, la comprensión basada en la máquina todavía no representa un nivel satisfactorio. Sin embargo, el software especial de traducción asistida por computadora (CAT es cada vez más popular, lo que agiliza el proceso de traducción de los traductores.

No es difícil para los profesionales en ciudades altas como Varsovia, aunque influir es un lugar complicado que debe traducir el conocimiento del autor, el enorme compromiso y la preparación sustantiva del autor. Sin embargo, existen diferencias estilísticas y de puntuación entre los idiomas sujetos a traducción, lo que también complica el procedimiento de traducción. Entre los problemas de lenguaje que un traductor de inglés encuentra, el fenómeno de los llamados la interferencia lingüística, es decir, la combinación inconsciente de las características de la lengua primaria y de destino en términos aparentemente similares (por ejemplo, el adjetivo patético inglés & nbsp; no significa patético, solo patético. Algunas veces, las palabras de idiomas distantes suenan casi iguales, aunque sus propósitos revelan una completamente diferente, por lo tanto, el traductor desea ser calificado no solo en términos lingüísticos, sino también en términos de conocimiento de los logros culturales de los usuarios de un discurso particular.